Noticias

El veto municipal del Ayuntamiento de Sevilla a la Asociación de Transexuales de Andalucía (ATA) y la transfobia institucional del PSOE

Comparte!

La Asociación de Transexuales de Andalucía se creó hace 14 años en Sevilla, y desde entonces lleva desarrollando un trabajo impecable con personas trans, tanto en el acompañamiento como en la asesoría y en un sinfín de cuestiones más. De hecho, desde hace 13 años tiene un convenio nominativo con el Ayuntamiento de Sevilla para un servicio integral de atención a personas trans.

Hasta este año, ya que el equipo de gobierno del Ayuntamiento (PSOE) ha decidido rescindirles el convenio, dejando su actividad fuera de los presupuestos municipales. Una decisión que esconde el desprecio institucional de este partido hacia la veterana asociación andaluza.

Hemos tenido una extensa y agradable charla con Mar Cambrollé, presidenta de ATA, así como de la Federación Plataforma Trans. Mar nos ha contado como nació ATA, el trabajo realizado estos años y como el ayuntamiento de Sevilla ha dado la espalda a los derechos para las personas trans con el veto a incluir su actividad en los presupuestos municipales.

Hola Mar, en primer lugar, un poquito de historia ¿Cuándo y cómo se crea ATA y cuáles son sus objetivos?

ATA nace unos meses después de aprobarse la ley de 2007, la ley se aprueba en marzo y ATA nace en junio. A mí, por mi histórica trayectoria de activista, muchas compañeras venían a una tienda de ropa que tenía a preguntarme como cambiarse el nombre o realizar varios trámites.

Así que en vez de estar explicando una a una, lo que hice es pedir un espacio municipal, en un centro cívico y convocarlas a todas para explicarlas a la vez a todas todos los requisitos y los pasos que hay que dar. Vinieron a esa reunión unas 30 mujeres trans, algunas jovencitas, muchas de mediana edad. Las explique los requisitos y la documentación necesarias: la partida de nacimiento, el informe médico, etcétera… Algunas decían que les pedían dos años de hormonas en dicho informe médico, y muchas llevaban años hormonándose, venían de toda esa época de auto-hormonación, porque hasta entonces no había una prescripción medica para eso.

Entonces hablé con la unidad de endocrinología del Hospital de Sevilla, que tuve mucha suerte porque el jefe de endocrinología era un señor muy progresista. Y le expliqué el problema que teníamos: que, aunque la ley exigía un informe médico con dos años de hormonación, la mayoría de las chicas llevaban años. Él me dijo que, no había ningún problema, que se las derivase a todas. Y así todas pudieron cambiarse el nombre y el sexo en el DNI.Y ellas mismas dijeron “vamos a vernos la semana que viene”. Empezaron a salir otros problemas, además del cambio de nombre, tenían problemas laborales, con la seguridad, las agresiones, etcétera… Así que ellas mismas dijeron “vamos a crear una asociación de defensa de nuestros derechos”.

Empezamos con asambleas constitutiva. ATA nació por una necesidad muy amplia y colectiva de mujeres trans. Nos marcamos como objetivos la defensa de los derechos y la igualdad de mujeres y hombres trans, acabar con la discriminación y luchar por una integración social y laboral. En ese sentido ya íbamos prescribiendo lo que íbamos a hacer 7 años después, cuando luchamos por una de las leyes más avanzadas de Europa: la ley trans andaluza. Esos son los objetivos y como nació ATA en Sevilla.

Pronto y de manera tímida empezaron a acercarse también hombres trans a la asociación, así que, aunque hay otras asociaciones que son sólo de mujeres o de hombres trans, en ATA tenemos compañeros y compañeras trans y luchamos por los derechos de todo el colectivo. También siempre ha habido dentro de ATA un área de la mujer, porque, aunque las trans sufrimos unas discriminaciones que nos atraviesan como personas trans, las mujeres sufren unas discriminaciones específicas añadidas por ser mujer. En esa área nos hemos reunido las mujeres para hablar de esas discriminaciones específicas, con unas reivindicaciones que han sido asumidas por todxs lxs xompañerxs.

¿Qué trabajo ha realizado ATA con personas trans durante todos estos años?

ATA siempre ha tenido tres ejes o tres patas en las que se sostiene.

Una es la parte asistencial: atender, asesorar, intermediar (con las administraciones, las familias, laboralmente, atención sanitaria, centros educativos).

Con las familias también hacemos un trabajo atendiéndoles y dándoles herramientas para que entiendan el hecho transexual. Y además tenemos también una parte importante que es el área de familia, donde las familias se reúnen cada mes y se autoayudan a si mismas. Muchas están en un proceso de haber asimilado la realidad de sus hijes, y eso siempre vale mucho para quien está empezando, y entre las familias se autoayudan. Está muy bien que los padres vean que no están solos y que pueden apoyarse entre ellxs. También se dan charlas, atender a profesores o a trabajadores sociales.

En segundo lugar, está el eje pedagógico donde se editan guías de conceptos, guías para el uso correcto del lenguaje, se organizan jornadas de formación y charlas en Universidades, institutos.

Y el tercer eje de la Asociación es la Acción Política. Entendemos que a través de una acción política favorecemos la aprobación de normas que favorezcan nuestra igualdad. O, al contrario, a veces también denunciar normas o situaciones que entendemos que nos discriminan.

En este sentido hemos conseguido parar cursos en las Universidades que estaban basados en prejuicios denunciándolo en las direcciones universitarias. En la Universidad de Granada y en la de Sevilla, por ejemplo, hemos podido parar cursos y masters sobre la transexualidad que se basaban en que éramos enfermxs mentales y usaban términos patologizantes.

ATA nació en 2007, y ya en el primer año se firmó un convenio con el Defensor del Pueblo, otro convenio con los sindicatos mayoritarios para abordar la discriminación laboral de las personas trans y para que atendieran a las personas trans que les derivásemos que habían sufrido esta discriminación o también para temas de formación laboral. Hemos firmado convenios con la Universidad de Cádiz, Sevilla, Málaga, que tienen que ver con la difusión de contenido que tienden a fomentar el respeto y el conocimiento del hecho trans.

¿Cómo justifica el ayuntamiento su negativa a incluiros en los presupuestos?

Hace 13 años desde que se firmo el primer convenio con ayuntamiento, en el 2008, y era un convenio para crear y darle soporte a un servicio integral de atención a personas trans. Era la manera de darle una estructura a lo que ya veníamos haciendo, además de un reconocimiento municipal y un sostén económico. La actividad que hacemos implica mucho trabajo, un espacio físico, que implica un alquiler, los suministros de luz, teléfono, internet, etcétera…

La mayoría de las atenciones se han hecho desde el voluntariado, pero también a veces tenemos que contratar a alguno de ellos durante unos meses al año. Ni siquiera hemos podido contratar a personal durante los doce meses, pero así lo hemos mantenido durante estos 13 años, con el trabajo del voluntariado, habiendo atendido durante estos años a cerca de 5.800 personas, nos ha dado para crear el área de familia, grupos de autoapoyo, para lxs jóvenes trans, donde ellos se reúnen en un espacio seguro, se autoorganizan, comparten dudas e inquietudes, realizan actividades… Ha funcionado muy bien ayudando a muchos jóvenes a superar miedos, dudas y obstáculos.

Un convenio nominativo es cuando ya en los presupuestos, por la especialización o por el interés social, se asigna ya una cantidad en los presupuestos para una entidad. Es algo que te da la seguridad de que vas a poder seguir realizando ese trabajo, a parte del reconocimiento por parte de la Institución de que el trabajo que realizas es un trabajo reconocido y que tiene un interés y un carácter específico.

Así que no hay justificación ninguna, precisamente este año es cuando más dinero tiene el ayuntamiento de Sevilla, está manejando un presupuesto de más de 1.000 millones de euros. Los han llamado “los presupuestos más sociales de la historia”, el ayuntamiento de Sevilla tiene 36 convenios nominativos, de los cuáles 13 son nuevos, los han incluido este año y todos los que tenía los han mantenido. Todos menos el de ATA, de manera sospechosa, que es el único convenio nominativo que sale de los presupuestos del ayuntamiento. De una manera contradictoria también, ya que hace unos meses la delegada de Igualdad y Mujer del ayuntamiento, dijo que “el ayuntamiento estaría siempre apoyando el servicio que damos.

Más que una cuestión, técnica, o económica esto es una cacería de brujos que entra en el hilo de la práctica que tiene el Partido Socialista tiene con las personas trans, que es una transfobia institucional. Lo estamos viviendo actualmente todas, con esta gran oposición que tiene a reconocer los derechos de las personas trans. Y también, ellos saben que yo soy presidenta no solamente de ATA, sino de la Federación Plataforma Trans, que es desde donde se está haciendo fuerza y frente a favor de la Ley Trans Estatal, y seguramente entienden que el ataque a ATA es una manera de debilitarnos.

Todo lo relativo a los presupuestos ¿todavía es negociable? ¿O se ha cerrado totalmente la puerta?

Los presupuestos ya se han aprobado provisionalmente, nosotras hemos presentado unas alegaciones justificando el carácter social del trabajo que realizamos.

Hay que decir que hay asociaciones LGTBI de Sevilla, lideradas por personas cercanas al Partido Socialista, sacaron un comunicado lavando la cara al Partido diciendo que ellos querían un “trato igualitario”. Apelaban a que todas las asociaciones de Sevilla deberíamos concurrir de una manera igualitaria a una convocatoria pública. ATA no tiene ningún problema y, de hecho, a parte del convenio, hemos concurrido muchas veces a convocatorias públicas.

Pero yo creo que no se puede apelar a la igualdad cuando hay una situación de vulnerabilidad como esta. Más que la igualdad hay que utilizar el valor de la equidad. Las políticas de acción positiva están pensadas para tratar de manera desigual a los desiguales. Por que partimos de un punto de partida de que hay una desigualdad estructural. En ese sentido, la administración está obligada a hacer acciones positivas con las personas más vulnerables, lo mismo que se ha hecho con otros colectivos vulnerables: el colectivo gitano, personas con diversidad funcional, personas mayores, etcétera. Todo eso justifica que ATA tuviera un convenio nominativo, a parte de la trayectoria. No estamos hablando de una propuesta nueva, sino que es un proyecto que tiene una propuesta de continuidad que lleva trece años.

Además, por cumplimiento, en la propia ley trans de Andalucía, en el apartado de lucha contra la transfobia, dice que una de las medidas que hay que implementar es que las administraciones deben colaborar con las asociaciones trans. También da cumplimiento el servicio a un mandato que la ley de Andalucía tiene.

Con lo cual, argumentos no hay ninguno. Es una arbitrariedad, es una decisión política, no de carácter económico, y un acto de transfobia institucional que se salta el principio de equidad y de acción positiva del mandato de la ley trans.

Hemos presentado una carta, firmada por más de 60 colectivos donde instan al Ayuntamiento a la rectificación de esa decisión y a incluir a ATA en los convenios nominativos. Pero ya veremos que pasa, ya vemos la manera de actuar y la prepotencia con la que muchas veces gobierna el Partido Socialista.

Pues esto es todo Mar, muchas gracias por tu tiempo y desde la Asociación DesperTRANS esperamos que el Ayuntamiento recapacite y no de la espalda a los derechos de las personas trans.

Muchas gracias

Comparte!

Asociación DesperTRANS

Asociación LGTBI+ creada en Nafarroa en diciembre de 2020 y dirigida al mundo Trans*. Nuestra perspectiva es anticapitalista, transfeminista y antifascista.

También puede gustarte...